soyaudio.com el sonido independiente

Cómo usar un compresor parte 3


  • ¿Qué toco...?!

Dimos los primeros pasos de la compresión en este articulo.

Y entendimos de atrás para adelante y de adelante para atrás los conceptos de rango dinámico, R.M.S., sensación de volumen, valores de pico, en este otro articulo.

Pero cuándo nos encontramos con el compresor ¿….?

Y el R.M.S?!!

Y el valor de pico?

Dónde está el control de sensación de volumen?!!!

Parecen más bien potes y perillas que no tienen ningún sentido.

Calma....

En este artículo repasaremos un modelo standard de compresor e intentaremos ir paso a paso por cada botoncito y ver qué efecto tiene, de una forma que ya es un sello de la casa: simple.

¿Botoncito o perillita?

Vamos a tomar como ejemplo este compresor de la marca DBX, muy conocida en el mercado.

Vamos a ir de izquierda a derecha, desde la sección “compression” (obviando por ahora la sección “ expander/gate”).

  • Todo tiene su límite (threshold)

El umbral o el threshold sería hasta cuánto nivel de señal estaría permitiendo pasar el compresor antes de intervenir (comprimir).

Toda señal que se encuentre por debajo del nivel de nuestro umbral, no se verá afectada por el compresor. Cuando la señal esté por encima del nivel de nuestro umbral, comenzará a ser comprimida.

El threshold o umbral, como podemos ver, es una perilla que si la giramos hacia la izquierda marca -40 db; en una posición como de “una y cinco” marca 0 db y si la giramos totalmente hacia nuestra derecha marca +20.

El primer dato curioso es que si nosotros queremos subir o bajar un parámetro, lo normal es que la perilla arranque en 0 y vaya aumentando el valor (como en la tele por ejemplo).

Bueno, atenti con esto!!!.

Es muy normal caer en el error de pensar que un compresor con umbral en 0db, no comprime.

El compresor mide la señal que está ingresando.

La perilla de Threshold estaría indicando el valor mínimo expresado en db, que debería tener esa señal para ser comprimida

Cuanto más a la izquierda esté girada esta perilla, hay mayores posibilidades de que la señal supere nuestro nivel de umbral y por ende existe mayor chance de que la señal sea comprimida.

Pero al mismo tiempo, si giramos la perilla hacia + 20 db, la señal alcanzará o superará el umbral sólo en sus picos máximos (si es que llega a ese nivel), con lo que para que el compresor comience a actuar, la señal tiene que alcanzar valores muy altos y la posibilidad de que el compresor actué sobre esta señal es menor.

  • ¿Debajo o encima?

¿Pero cómo sabemos si la señal está por encima o por debajo del umbral?

Por lo general, los compresores analógicos tienen por lo menos 2 luces con las leyendas “above” y “below”.

La luz verde (below) nos indica que la señal se encuentra por debajo del umbral, con lo que el compresor no está actuando.

La luz roja (above) nos marca que la señal está por encima del umbral, eso quiere decir que el compresor está actuando.

  • Es una cuestión de proporción

El control “Ratio”, determina cuanto (medido en proporciones) de la señal, por encima del umbral, va a dejar pasar el compresor.

Parece difícil pero no lo es tanto:

Primero fijémonos en la imagen:

La perilla tiene números como 1:1; 2:1; 4:1 etc. Estas son proporciones, cocientes en donde el primer número indica la señal que ingresa al compresor y el segundo, la que sale (que siempre es 1).

La proporción 1:1 indica que no hay compresión.

Tomemos como ejemplo la proporción 2:1. Esto quiere decir que por cada 2 db que estén superando el umbral, el compresor a la salida va a dejar pasar 1 solo.

O lo que sería más fácil de decir, toda la señal que esté superando el umbral, será dividida a la mitad.

¡Pero sólo la parte de la señal que está por encima del umbral!

¡Toda señal que se encuentre por debajo del umbral se considerará que tiene una

relación 1:1!

Saquen la calculadora 1 minuto (lo siento).

Supongamos que tenemos una señal cuyo valor al ingresar al compresor es +10 db.

Ahora supongamos que colocamos la perilla del umbral para que comience a comprimir cualquier señal que sobrepase los +8 db.

Esto quiere decir que nuestra señal supera en 2 db el umbral.

Nuestro compresor actuará sobre estos 2 db en la proporción que nosotros le indiquemos.

Siguiendo con nuestro “ratio” anterior de 2:1, sabemos que el compresor, entregará a la salida la mitad de la señal que superaba el umbral, en este caso 1 db.

Ese nivel se “sumará” a la parte de la señal que se encuentra por debajo del umbral

(+8db) dándonos como resultado final una señal a la salida del compresor de 9 db!!!

¿No es tan difícil, vieron?

Es como una escalerita, siempre se comprime lo que está sobre el umbral y a eso se le aplica el ratio.

Resulta muy útil ver los Leds que dicen “Gain Reduction” o Gr. Estos tienen indicados en db cuántos decibeles se están comprimiendo.

  • Compresor… ¡ataque!

El ataque es el tiempo que se demora el compresor en comenzar a actuar sobre la señal una vez que se supera el nivel establecido en el umbral.

Fíjense que en este modelo, es muy simple como está indicado. “Fast” o “slow”, más rápido o más despacio.

¿De qué me sirve poder ajustar el tiempo de ataque?

Imagínense que un golpe de redoblante no tiene la misma dinámica que puede tener una voz humana. Ajustar los tiempos de ataque nos permite tener un enfoque distinto cada vez que encaramos la compresión de una señal.

Lamentablemente aquí es donde tendremos que ir al manual del compresor para ver a qué se refiere con “fast” y “slow”.

Por lo general, los tiempos de ataque de un compresor vienen dados en milisegundos.

Un tiempo de ataque muy rápido nos asegura una señal completamente comprimida y muy controlada.

Un tiempo de compresión muy lento genera que el compresor, antes de actuar, “deje pasar” una cantidad generosa de señal con su nivel original y luego aplique la compresión que nosotros seteamos.

Esto, combinado con ciertos tiempos de “release” puede generar un efecto denominado bombeo.

En artículos siguientes vamos a estar analizando las utilidades de poder variar el tiempo de ataque de un compresor.

  • Compresor… ¡suelte!

El release es el tiempo que se toma el compresor en dejar de comprimir la señal.

Esto quiere decir que, si una señal está constantemente por encima del umbral, nuestro compresor no la va a comprimir indefinidamente.

Este tiempo también viene determinado generalmente en milisegundos y depende de cada modelo de compresor.

Tener la posibilidad de poder modificar el tiempo de release nos da otra herramienta para poder jugar o experimentar con la dinámica de la señal.

¡Oh no, este compresor no tiene ni attack ni release!

A medida que la industria musical fue creciendo, las herramientas utilizadas en los estudios de grabación fueron desarrollandose a la par. Se generó un feedback entre las necesidades de los ingenieros de sonido y lo que las empresas encargadas de construir compresores en este caso ofrecían.

Pero todavía hoy siguen vigentes ciertos compresores legendarios, que pueden valer mucho mucho mucho dinero, diseñados con una circuitería especifica, y que venían con tiempos de ataque o tiempos de release (o algunas veces los dos) predeterminados o con sólo 3 posiciones para elegir.

Estos compresores se hicieron un lugar tan importante dentro de los estudios de grabación, que ingenieros de sonido consagrados los siguen eligiendo hoy por sobre cualquier otra opción y son su “arma de elección” para determinadas fuentes sonoras (voces, bajos, guitarras, kit drums, etc). Esto se debe a que ese tiempo de ataque y release predeterminado “suena bien” ( y les puedo asegurar que nuestra oreja ya está acostumbrado a ellos)

Algunos ejemplos de esto son: Fairchild (con sólo 6 posiciones de ataque y en ninguna de sus perillas la sigla db), el LA-2A de Teletronix (en donde prácticamente lo único que se puede modificar es la ganancia de entrada y la de salida y la reducción de picos) y el Altec 436B, sólo por mencionar algunos.

  • Dale gas

Por último, encontramos el output Gain.

Este control es básicamente el que nos permite aumentar el nivel general de la señal una vez que está comprimida.

Es el último eslabón de la cadena.

¿Se acuerdan que en el artículo anterior decíamos que si nosotros controlamos los picos de una señal pero al mismo tiempo le subimos el nivel general, el resultado es un rango dinámico menor por un lado, pero también, el promedio de los valores es mucho mayor (mientras que los picos se mantienen estables, los momentos de menor valor aumentan su nivel)?

Bueno, el output gain es ese control que nos permite subir el nivel general de la señal, luego que la señal haya sido comprimida.

Éste es el control que nos permite aumentar el valor R.M.S (mayor sensación de volumen)

Ójo que no tiene ningún tipo de relación con el parámetro “umbral” con lo que, por más que atenuemos o amplifiquemos la señal con su control, la compresión no se verá modificada.

Stop

Para terminar, vamos a hablar muy rápidamente de la perilla “limiter”.

Esta hace referencia a un tipo específico de compresor que tiene un “ratio” fijo de 10:1.

Se lo llama limitador porque es como poner una barrera impenetrable a la señal para asegurarnos de que no sobrepase un nivel específico.

Por lo general, los limitadores – o en este caso la función “limiter” – tienen tiempos de ataque muy muy rápidos y tiempos de “release” muy muy lentos.

Se utilizan muchísimo para proteger equipos de audio (se aseguran de que no se quemen por una sobrecarga de señal).

¡¡¡¡¡ Felicitaciones, han leído los conceptos basicos de la compresión!!!!

Espero que no haya sido una experiencia demasiado traumática y que me acompañes en los siguientes artículos en donde estaremos viendo técnicas de compresión.

ACTUALIZACIÓN !!!!

Estamos agregando todas las semanas video-tutoriales con ejemplos de como funcionan cada uno de los controles de un compresor.

A continuación iremos dejando los links, recuerden que se actualizan todas las semanas!!!!

Tutorial compresores 1: Umbral (treshold)

Tutorial compresores 2: Proporcion (ratio)

Nos vemos la próxima!!!!