soyaudio.com el sonido independiente
Please reload

Guía práctica de compresión: Guitarra y Bajo

 

 

La compresión es una herramienta poderosísima a la hora de profesionalizar nuestro sonido. Al mismo tiempo, es un concepto muy difícil de dominar y su mala utilización puede arruinar completamente nuestras grabaciones.

 

En este artículo, te voy a dar pautas para evitarlo y para que nuestras grabaciones de bajo y guitarra suenen más consistentes, con más cuerpo, más “en tu cara” pero manteniendo la transparencia y el sonido que planteó el músico con su instrumento. No buscamos aquí un cambio rotundo de sonoridad sino potenciar lo que ya está grabado.

 

La idea de este artículo es brindarles un muy buen punto de partida (un kit de primeros auxilios si quieren) para que a la hora de presentar nuestras canciones a nuestros compañeros de banda, grabar un demo o hacer presentaciones en vivo, nuestro sonido ya tenga ese toque “pro” que da una compresión bien utilizada.

 

Guitarras:

 

Vamos a diferenciar entre acústicas y eléctricas:

 

Las guitarras acústicas, por lo general, funcionan como elemento rítmico en las canciones Rock/Pop. Nuestro objetivo es configurar el compresor de tal manera que actúe musicalmente, una especie de compresor “toco y me voy”.

 

Como vimos en los artículos anteriores, los compresores cuentan con controles de attack y release (no importa si utilizan Pro tools, Cubase, Studio one, Live, etc., todos vienen con compresores de fábrica que tienen estos controles).

 

Lo primero que vamos a hacer es colocar un ataque “lento”, de entre 15 y 20 milisegundos. Esto lo vamos a hacer para que el compresor deje pasar los transientes, que son esa porción de la señal que ocurre en los primeros instantes de la forma de onda y le da definición al sonido (que en este caso se encuentra en el sonido de la púa rasgando contra la cuerda). Si configurásemos un ataque demasiado “rápido”, lo que pasaría sería que aplastaríamos el sonido y perdería naturalidad, transparencia y brillo.

 

Luego vamos a configurar un release “medio a rápido”, de entre 30 y 60 milisegundos (esto va a depender mucho del bpm del tema). No queremos que el compresor tarde demasiado en devolver a la señal su nivel original, especialmente en guitarras rítmicas que tienen un tempo rápido. Si pusiéramos un release demasiado lento, lo que lograríamos sería que el compresor siguiera actuando cuando comenzase la próxima nota y nos “comeríamos” parte de la próxima tocada, sus transientes.

En cuanto al ratio u proporción, yo empezaría con un 3:1. Recuerden que estamos intentando darle un lavado de cara al instrumento, no queremos hacer nada demasiado extremo.

En cuanto al treshold o umbral, no hay un número mágico porque no hay manera de saber qué nivel tiene la señal con la que van a trabajar pero la idea es que el compresor actúe en 3 o 4 decibeles de la señal, que la aguja se mueva un poco y de manera rítmica con la guitarra.

Recuerden que cuanto menor umbral o treshold y mayor ratio, más comprimida está la señal. Tengan cuidado con estos dos controles ya que no queremos matar la dinámica de la guitarra.

Luego de esto, en el make up gain, le damos 3 o 4 db, que es aproximadamente lo que estamos sacando con el compresor.

 

Guitarra acústica

 

  • Attack: “lento” entre 15 y 20 milisegundos

  • Release: “medio rápido” entre 30 y 60 milisegundos

  • Ratio 3:1

  • Treshold: que comprima 3 decibeles constantemente

  • Ganancia: 3 o 4 db, recuperar lo comprimido y un poquito más

 

En cuanto a las guitarras eléctricas, siempre se relacionó el uso de los compresores con el hecho de agregar sustain. Pero no es la única utilidad que le podemos dar a esta herramienta. Estoy pensando aquí en primeras guitarras que hacen punteos (las guitarras distorsionadas ya están “comprimidas” por la circuitería de los amplis) y dependiendo de lo que queramos lograr, tenemos distintas formas de encarar el asunto.

Si queremos una guitarra con mucho “punch”, “punteaguda”, “filosa” lo que debemos hacer es esto:

 

Es muy parecido al ejemplo de las guitarras acústicas. Se trata de un ataque largo para dejar pasar el “filo”, el sonido de la púa y toda la energía inicial. Empezamos por 15 milisegundos y luego lo regulamos.

 En el release, vamos a hacerlo bastante más rápido de lo normal, entre 20 y 40 milisegundos (siempre atentos a la velocidad de la ejecución). Queremos que el compresor “muerda” la señal, que no le dé tanto sustain. Es por eso que el ratio lo vamos exagerar 6:1 y el treshold lo vamos a bajar hasta que el compresor actúe solo en la caída de la nota, aproximadamente 3 o 4 db. Preferentemente, no tocamos el make up gain para exagerar la diferencia de nivel entre attack y sustain.

Tengan en cuenta que esta configuración solo les va a servir en guitarras limpias o con poca distorsión.

 

Guitarra eléctrica “filosa”

 

  • Attack “lento” empezando con 15 milisegundos

  • Release “rápido” entre 20 y 40 milisegundos

  • Ratio exagerado 6:1

  • Treshold ajustado cuando empieza el decay, que comprima 3, 4 db

  • Make up gain preferentemente en 0 db.

 

Si queremos que la guitarra gane sustain, debemos configurar el compresor para que deje pasar el ataque de la guitarra y al mismo tiempo actúe sobre la “cola”. Queremos que el compresor levante el nivel todo el tiempo y que no lo deje caer.

 

Esto es lo que tenemos que hacer:

 

De nuevo ataque lento, no queremos cortar el nivel de la señal aquí.

Antes de configurar el release, vamos a subir la ganancia del compresor en 6 db, poner un ratio de como mínimo 4:1 y bajar exageradamente el treshold. Quiero que la señal se escuche sobre-comprimida.

Luego de esto, vamos a empezar a configurar el release lo más lento que se pueda, siempre y cuando no se empiece a comer la siguiente nota de la tocada del guitarrista. Empezaría con valores de 200 milisegundos en adelante. Esto hay que hacerlo a oído. Cuando escuchen que el compresor actúa “musicalmente”, ahí comiencen a subir el nivel del treshold para que comprima como máximo 6 db.

 

Guitarra eléctrica con sustain

 

  • Attack “lento” empezando con 15 milisegundos

  • Make up gain en 6 db

  • Treshold que comprima 6 db

  • Release: empezar con 200 milisegundos y regular

 

Para terminar con las guitarras eléctricas, vamos a suponer que tenemos un solo de guitarra y lo queremos “ayudar” a que todas las notas suenen al mismo nivel (es complicado tener una ejecución consistente y pareja en algunos sectores de la guitarra).

La mejor manera de lograr esto es parar los picos iniciales y subir el nivel general de la señal, emparejando así el nivel de todas las notas.

 

Esto es lo que tenemos que hacer:

 

Ponemos un ataque rapidísimo, lo suficientemente rápido para que el compresor actúe casi instantáneamente, pero sin cortar todos los transientes (usen sus oídos para esto) Para arrancar, pongamos valores entre 0.5 y 2 milisegundos. A continuación, bajemos el treshold para que el compresor recorte unos 4 db como mínimo. De ahí, vayan ajustándolo a medida que sientan que no pierde presencia.

Luego, cuando escuchen que el nivel general de la guitarra bajó, comiencen a subir la ganancia del compresor una cantidad equivalente a la que se está recortando.

Ahora sí, ajusten un release lento. Queremos que el compresor se quede actuando sobre las notas de menor nivel, con valores entre 60 y 100 milisegundos para arrancar y lo van ajustando para que suene lo más natural posible.

 

Solo de guitarra

 

  • Ataque rapidísimo 0.5 y 2 milisegundos

  • Treshold para que comprima 4 db constantes

  • Release lento entre 60 y 100 milisegundos

  • Make up gain 4 a 6 db

 

 

Bajos:

 

La compresión en un bajo es muy pero MUY importante.

Como vimos, las frecuencias bajas necesitan que les demos mucho volumen para escucharse a la par de las frecuencias medias y agudas. Es por eso que a la hora de mezclarlas, necesitamos que se escuchen a un nivel constante. De lo contrario, tendríamos todo el tiempo esa sensación de que estamos “sintiendo” el bajo en vez de escuchándolo.

Entonces, tenemos que configurar nuestro compresor para que actúe el mayor tiempo posible sobre la señal. Esto es lo que tenemos que hacer:

Vamos a bajar el treshold exageradamente, para garantizarnos que el compresor está actuando constantemente y vamos a colocar el ratio en una relación como mínimo de 3:1.

Vamos a poner un ataque medio en el compresor, entre 6 y 15 milisegundos sería un buen punto de partida. Fíjense que se sienta el golpe del dedo o de la púa sobre la cuerda.

Luego, el release tiene que ser largo y aquí tienen que ser musicales a la hora de configurarlo.  Fíjense que el compresor nunca llegue a recuperar el nivel original de la señal, que esté siempre comprimiendo pero que tenga una recuperación lo más parecida al tempo musical.

 

Quizás suene complicado pero no lo es tanto. Si escuchan que el compresor “bombea” fuera de ritmo, acorten o alarguen el tiempo de release y confíen en su criterio, especialmente si ustedes son los músicos detrás de esa toma.

Recomiendo profundamente compresores que tengan la opción de auto-release o mismo el H-comp de waves que les toma el tempo del proyecto y les deja configurar el release por figuras musicales.

 

En cuanto el make up gain, la idea de todo esto es ganar volumen, con lo que, como mínimo, hay que igualar la cantidad de db comprimidos.

Con el bajo hay que ser muy cuidadosos porque por lo general, cuando los compresores están sobre-comprimiendo, saturan las frecuencias graves. Si escuchan que el timbre de su bajo cambia mucho con la compresión, es momento de dar un paso hacia atrás.

 

Compresión general del bajo

 

  • Treshold exageradamente bajo

  • Ratio como mínimo 3:1

  • Ataque medio entre 6 y 15 milisegundos

  • Release largo (evitar bombeo)

  • Make up gain: como mínimo igualar lo comprimido

 

¿Y qué pasa si queremos lograr un bajo con poco sustain, como por ejemplo un bajo con slap y notas que no se pisen y se escuchen claras y diferenciadas las unas de las otras (aparte de que el bajista las toque bien)?

 

Esto es lo que vamos a hacer:

 

Comenzamos colocando el ataque medianamente lento, digamos entre 10 y 15 milisegundos y luego el release también en un punto mediano entre 50 y 70 milisegundos (como decía antes, si su compresor tiene la opción del auto release, con este tipo de bajos es relativamente problemático sintonizar el release en su punto justo).

Ajustamos el treshold para que comprima aproximadamente 6 db.

Pero no recuperaremos todo el nivel que le sacamos con el compresor, sino que hacemos un ajuste para que recupere la mitad. Con esto lograremos un muy buen ataque, controlado por el compresor y con el doble de nivel que la caída de las notas, lo que le dará más claridad a nuestro slap.

Recuerden que si queremos exagerar el efecto conseguido, podemos subir el ratio y bajar el treshold

 

Bajo con poco sustain

 

  • Ataque medio entre 10 y 15 milisegundos

  • Release medio/lento 50 a 70 milisegundos

  • Treshold para que comprima 6 db constantes

  • Make up gain para que recupere 50% del valor comprimido

 

Espero que alguno de los ejemplos que pongo acá sea el que coincide con sus necesidades.

Recuerden que no es mi intención en éste artículo hacer modificaciones rotundas a la sonoridad de su instrumento, pero les puedo asegurar que aplicando estos consejos en sus demos van a lograr subir un peldaño en la calidad de sonido de sus producciones.

Si tienen sugerencias o dudas, sus comentarios son bienvenidos.

Nos vemos la próxima.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload