soyaudio.com el sonido independiente

8 Consejos para posicionar tus monitores

El 2020 a nivel laboral será recordado como la explosion del trabajo remoto.

El covid 19 nos ha presentado el desafío de seguir manejando nuestros proyectos sin ir a un estudio, de ser portátiles, remotos, de poder estar en todo momento con nuestras herramientas en la mano y listos para trasladarnos o para tener que producir contenido en cualquier parte.

Para los que nos dedicamos a la postproducción de audio (lease mezcla, composición, edición) e inclusive para los profesionales de los medios de comunicación como locutores, músicos y algún etcetera que me esté olvidando, nos ha presentado el desafío de recrear las condiciones de un estudio profesional en nuestro entorno hogareño.

Lo que normalmente se dice un home studio ha cambiado de relevancia ya que realmente se convirtió en nuestro “Studio” El” home” desapareció.


Es por eso que me parece relevante repasar algunas de las condiciones más básicas a las que tenemos que prestar atención a la hora de reordenar nuestros ambientes para poder seguir produciendo contenido de calidad profesional, minimizando los daños o mala información que pueden darnos nuestros cuartos o nuestra nueva oficina.


Nuestro objetivo aquí será que la acústica de nuestros cuartos no interfiera demasiado o no modifique tanto el sonido que percibimos cuando trabajamos.

La primera premisa que debemos cumplir es la de tener una acústica coherente para ambos monitores, es decir que lo que “afecte” a un monitor le “afecte” al otro de la misma manera y en la misma cantidad.

Esto se logra en principio colocando nuestros monitores de manera correcta dentro del cuarto en el que trabajamos.

Si podemos lograr esto es muy probable que podamos realizar mezclas y producciones que se trasladen bien a nuestros potenciales espectadores.

Es necesario entender que el enemigo número 1 a vencer es la acústica de un cuarto que no ha sido pensado ni preparado para tal fin y, una vez más, llenar la pared de goma acústica no es una opción séria ni que de brinde buenos resultados.



Es por eso que se me ocurrieron 8 condiciones que tenemos que cumplir a la hora de posicionar nuestros monitores para lograr una acústica constante.


  1. Lo primero es tenerlos a la misma distancia de nuestra posición de escucha. Con una cinta métrica simplemente medimos la distancia que hay hasta cada uno de ellos y esta debe ser la misma..

  2. Mantener los twitter a la altura de los oídos es lo que nos garantizará una menor dispersión de las frecuencias altas y nos ayudará a recibir una buena cantidad de la señal directa (libre de reflexiones). Recordemos que el Q de estas frecuencias en la mayoría de los monitores es muy alta con lo que la direccionalidad es fundamental.

  3. Evitar colocar los monitores sobre la superficie de trabajo. Especialmente en este momento de trabajar en nuestras casas es muy importante que los monitores no se apoyen en el escritorio que estamos utilizando para trabajar. Las mesas y escritorios son superficies como cualquier otra de nuestro cuarto con lo que deben ser consideradas de la misma manera, como una pared o un techo. El sonido de los monitores llegará primero a nuestras mesas antes que a nuestros oídos y luego se redireccionará hacia nosotros con lo que producirá una altísima cancelación de fases, es mejor hacer una pequeña inversión en soportes para monitores o crear alguno con lo que tenemos en casa.

  4. Otra manera de tener una acústica coherente en nuestros monitores es mantener las distancias que tienen estos con las paredes del cuarto. Debemos evitar la diferencia de distancias de los monitores con respecto a cualquier superficie ya que producirán distintas cancelaciones de fase para cada uno de los monitores y no podremos tomar decisiones con respecto a lo que estamos escuchando, especialmente cuando en una mezcla debemos tomar decisiones acerca de nuestro balance.

  5. Lo mismo puede ocurrir si rodeamos nuestros monitores de superficies de distinto material.Recordemos que el índice de absorción varía de material a material, si el Monitor L tiene a su lado una pared de yeso, pero el R tiene una pared próxima de concreto lo más probable es que los monitores parecieran tener colores distintos. Es importante mantener la coherencia acústica.

  6. Intentar evitar colocarlos cerca de vidrios y ventanas. Recordemos que el vidrio es una de las superficies más reflectantes que existen, especialmente en altas frecuencias y producirá cancelaciones de fase muy grandes. Debemos tener en cuenta esto a la hora de armar nuestro espacio de trabajo. Puede hacernos muy difícil conseguir un sonido “trasladable”.

  7. Debemos evitar colocar los monitores contra las paredes y muchísimo más importante evitar colocarlos en las esquinas de nuestros cuartos. Si hacemos esto multiplicaremos el efecto negativo que surge de la sombra acústica generada por el rebote del sonido en las superficies de nuestro cuarto al sumarse casi de manera instantánea los reflejos generados por las dos paredes que forman dicha esquina (por lo general es fácil escuchar el aumento de frecuencias graves que se produce)

  8. Intentar colocar nuestra posición de escucha aproximadamente en el 30% de nuestro cuarto. Esto quiere decir que debemos tener en cuenta la distancia de la pared frontal ( la que se encuentra detrás de los monitores) y la distancia de la pared trasera. Al alejarnos de la frontal en ese porcentaje de la distancia total del cuarto nos garantizamos una buena cantidad de reducción del reflejo acústico de dicha superficie y al estar al 70% de la pared trasera podemos estar tranquilos que la relación señal directa / reflejo será muy baja (se cumpliría la regla 3 a 1)

Espero que puedan seguir con todos estos consejos y si hay alguno que no estaban pudiendo poner en práctica o no conocían, prueben hacerlo y medir cuánto está cambiando la percepción que tienen del sonido que sale de sus monitores.


¡Saludos!